La venta de viviendas en España bajó en julio un 34,8 por ciento respecto al mismo mes de 2010, hasta registrar 28.391 operaciones, lo que supone el quinto descenso mensual consecutivo, según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Sin embargo, en los dos primeros meses de año la venta de viviendas aumentó porque aún se reflejó en el registro de la propiedad el "efecto llamada", que también había animado las ventas de pisos en los últimos meses de 2010 por el fin de las deducciones fiscales.

En julio, el descenso fue más acusado en el caso de la vivienda nueva, con una caída del 39,8 por ciento, en tanto que las transacciones de inmuebles usados disminuyeron el 29,5 por ciento.

El 13,1 por ciento de las ventas en ese mes fueron fincas rústicas, y el 86,9 por ciento urbanas, de ellas el 56,2 por ciento fueron viviendas. EFE