El gobierno envió fuerzas de seguridad a las región oriental donde pandillas de musulmanes y cristianos armados con piedras y machetes se enfrentaron en una violencia desenfrenada que ha dejado tres muertos y 80 heridos, informaron el lunes las autoridades.

La violencia estalló el domingo en Ambon, la capital provincial de Maluku, después que circularon rumores de que un musulmán que hacía taxi en motocicleta, falleció en un accidente de tránsito, había sido torturado y asesinado por cristianos, dijo el capitán Marinus Djati, jefe de la policía de tránsito de Ambon.

Grupos de musulmanes se enfrentaron con cristianos después del entierro del motociclista. Los bandos se insultaron y poco después se lanzaron piedras y se amenazaban con machetes, dijo la policía. Los que participaron en la refriega incendiaron viviendas, automóviles y motocicletas pese a los intentos de la policía para separarlos haciendo disparos al aire, relató Djati.

Dos de las tres personas que murieron en los enfrentamientos era escolares de secundaria, comentó Ita Sabrina, vocera de un hospital hasta donde fueron trasladadas varias de las víctimas.

Por lo menos 80 resultaron heridas, destacó Bakrie Asyatri, portavoz del gobierno local.

Más de 200 agentes de fuerzas especiales fueron emplazados en Ambon a fin de tratar de aplacar las tensiones, dijo el general Anton Bachrul Alam, vocero de la Policía Nacional.

Los habitantes de Indonesia son musulmanes en su mayoría, pero los cristianos tienen poblaciones numerosas en partes de Maluku — también conocida como las Spice Islands en tiempos coloniales, y otras regiones orientales.

Más de 9.000 personas han muerto en violencia sectaria en Ambon entre 1999 y 2002, pero el área se había mantenido pacífica desde entonces.