Escritores y gremios de escritores en Estados Unidos, Australia, Canadá y el Reino Unido demandaron el lunes a la Universidad de Michigan y otras cuatro universidades, buscando detener la creación de bibliotecas en línea por computador creadas con hasta siete millones de libros protegidos por el derecho de autor que, según los demandantes, fueron escaneados sin autorización.

El Gremio de Escritores, la Sociedad Australiana de Escritores y el Sindicato de Autores y de Escritores Quebequenses se unieron a ocho escritores individuales para presentar la querella por violación de la ley de derechos de autor en la corte federal de distrito en Manhattan contra la Universidad de Michigan, la Universidad de California, la Universidad de Wisconsin, la Universidad de Indiana y la Universidad Cornell.

La demanda acusa a la Universidad de Michigan de crear un archivo conocido como HathiTrust, donde estudiantes y profesorado académico podrían tener acceso ilimitado a los llamados trabajos huérfanos, los cuales son libros de edición agotada cuyos autores no pudieron ser localizados.

Los escritores dijeron que obtuvieron de Google Inc. las copias no autorizadas de aproximadamente siete millones de libros protegidos por la ley de derechos de autor. Señalaron que las escuelas colocaron los archivos no autorizados en un fondo común en la Universidad de Michigan, donde una vocera dijo que estaba en la búsqueda de comentarios por parte de la institución.

La universidad tenía previsto poner a disposición 40 libros por internet para sus estudiantes y catedráticos en octubre, indicó Paul Courant, director de las bibliotecas de la universidad. Señaló que directivos de la universidad habían realizado negociaciones con los representantes del Sindicato de Autores en semanas recientes sobre sus planes y que fueron sorprendidos por una demanda judicial.

"Tengo confianza de que todo lo que hacemos y todo lo que estamos contemplando en hacer se haga a fin de hacer uso legal de esas obras", destacó Courant.

La demanda busca la confiscación de las copias digitales de las obras y el pago de una indemnización por un monto no especificado.

En un comunicado, los escritores dijeron que buscaban detener la disponibilidad, a partir del 13 de octubre, de 27 obras de autores franceses, rusos y estadounidenses a aproximadamente 250.000 estudiantes y profesores, junto con la disponibilidad en noviembre a 140 libros adicionales, entre los que se encuentran obras en español, yiddish, francés y ruso.