La primera central nuclear de Irán, Bushehr, ha comenzado hoy a generar electricidad, tras una ceremonia oficial a la que asistieron representantes de Rusia, el país encargado de su construcción, informó la televisión estatal iraní.

El director de la Organización de la Energía Atómica de Irán, Fereydun Abasi, anunció durante el acto que "la central nuclear de Bushehr, después de pasar las etapas de prueba y garantizar el funcionamiento seguro de los equipos, tendrá un aumento de potencia por etapas".

"En el transcurso del presente año iraní (que finaliza en marzo) la planta de Bushehr se integrará completamente en la red eléctrica" nacional, agregó Abasi.

La central, construida por especialistas rusos en el sur del país a orillas del golfo Pérsico, alcanzará hoy el 40 por ciento de su capacidad total, que es de 1.000 megavatios de potencia, informó la agencia oficial de noticias iraní, IRNA.

Además de Abasi, a la ceremonia de puesta en marcha asistieron el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Ali Akbar Salehi; el titular de Energía de Rusia, Serguéi Shmatkó, y el director general de la compañía estatal rusa Rosatom, Serguéi Kirienko.

La planta nuclear de Bushehr fue conectada a la red eléctrica nacional de Irán el pasado 3 de septiembre a una potencia de cerca de 60 megavatios.

El pasado 24 de agosto, el director de la Organización de la Energía Atómica de Irán informó de que las pruebas de la turbina del reactor de la central de Bushehr habían finalizado con éxito.

Abasi también explicó que la puesta en funcionamiento de la planta -que cuenta con el beneplácito del Organismo Internacional de la Energía Atómica- sería paulatina y lenta debido a la necesidad de seguir estrictamente las normas internacionales.

Teherán comenzó a construir esa central nuclear en la década de 1970 con ayuda alemana, pero el proyecto se interrumpió por el triunfo de la Revolución Islámica, que en 1979 depuso al último sha de Persia, Mohamed Reza Pahlevi.

La construcción se reanudó después de que Teherán y Moscú suscribieran en 1995 un convenio sobre que la planta de Bushehr, que debían entrar en funcionamiento en 1999, pero la apertura se ha retrasado varias veces, de lo que algunos responsables iraníes han responsabilizado a la parte rusa.

Gran parte de la comunidad internacional, con EEUU e Israel a la cabeza, acusan a Irán de ocultar tras su programa nuclear civil otro secreto y militar destinado para fabricar armas atómicas, alegación que Teherán refuta.

El Consejo de Seguridad de la ONU ha impuesto diversas sanciones a Irán por su programa nuclear, y EEUU y la Unión Europea también mantienen sanciones económicas y restricciones de viaje a una serie de personalidades y entidades iraníes.