El Departamento de Estado de EE.UU. confirmó hoy la intención de las autoridades de Níger de detener a Saadi Gadafi, uno de los hijos del depuesto líder libio Muamar el Gadafi, quien entró este domingo a ese país por la frontera.

"Hemos confirmado con el Gobierno de Níger que Saadi Gadafi cruzó la frontera y que están en proceso o ya lo han trasladado a la capital, Niamey, para efectuar su detención", afirmó Victoria Nuland, portavoz del Departamento de Estado, en su rueda de prensa diaria.

La funcionaria estadounidense indicó que el Gobierno de Níger ya había expresado al Consejo Nacional de Transición (CNT) "su predisposición a cooperar, al igual que había hecho previamente con otros miembros del régimen libio".

"El CNT está tratando de tomar sus propias decisiones acerca del curso apropiado de las acciones a seguir", agregó Nuland.

Anoche, el ministro de Justicia de Níger, Marou Amadou, señaló que el mandato de arresto internacional dictado por la Corte Penal Internacional (CPI) no incluye a Saadi, por lo que no había ningún problema en permitir su estancia en el país.

Amadou reveló en una rueda de prensa que el convoy en el que viajaba Saadi, conocido como el hijo futbolista de Gadafi, fue interceptado ayer en el desierto de Tenere por una patrulla militar y llevado a la localidad de Agadez, en el norte del país.

Gadafi y sus hijos Seif al Islam, que estaba llamado a sucederle en el poder, y Mutasim, jefe del Consejo de Seguridad Nacional, continúan en paradero desconocido.