Las autoridades de Costa Rica inauguraron hoy la planta hidroeléctrica estatal Pirrís, cuya inversión asciende a 627 millones de dólares y que tiene una capacidad de generación de unos 134 megavatios.

La estructura, ubicada en la Zona de Los Santos, unos 80 kilómetros al sureste de San José, es la más alta del país con 113 metros de altura y capaz de abastecer de energía a 160.000 hogares, informó en un comunicado el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

La inauguración, que se dio luego de diez años de construcción, estuvo a cargo de la presidenta costarricense, Laura Chinchilla, el presidente del ICE, Teófilo de la Torre, y otros funcionarios de Gobierno.

"Esta obra no es solo grande por sus dimensiones sino también por su impacto social y sello de compromiso con las energías limpias", expresó Chinchilla en un comunicado.

La inversión en esta obra ascendió a 627 millones de dólares y se produjo con recursos del ICE y financiación de la Agencia de Cooperación Japonesa (JICA) y el Banco Centroamericano Integración Económica (BCIE).

"Pirrís es la culminación de un enorme reto, dada su complejidad constructiva y grandes obstáculos financieros, contractuales, geológicos y climáticos que tuvo que enfrentar durante su desarrollo", declaró el presidente del ICE.

Entre las características de la planta hidroeléctrica se destacan, además de su altura, su embalse, que puede almacenar hasta 30 millones de metros cúbicos de agua, y un túnel para el transporte de agua de 10,5 kilómetros de longitud, considerado "uno de los de mayor complejidad de excavación a nivel centroamericano", según el ICE.

Esta planta hidroeléctrica, la cuarta más grande de Costa Rica, cuenta con dos turbinas y cada una de ellas puede generar hasta 67 megavatios.

Costa Rica, que se propuso convertirse en un país "carbono neutral" en 2021, produce cerca del 90 % de la electricidad que consume mediante energías limpias, la mayoría en plantas hidroeléctricas.