El Banco Popular de China, entidad central, manifestó hoy que estabilizar el nivel de los precios sigue siendo la prioridad de los objetivos macroeconómicos, a pesar de que el índice bajó hasta el 6,2 en agosto,frente al 6,5 por ciento de julio.

El banco emisor aseguró en un comunicado que China "ha controlado algunos de los factores que causaron la subida de precios, pero los motivos principales no han sido eliminados, por lo que estabilizar el nivel de precios es la principal misión de los controles macroeconómicos".

Agregó la entidad que, a pesar de la desaceleración del dato, el nivel de inflación se mantiene alto, por lo que continuará manteniendo una política monetaria prudente y estabilizando el crecimiento de los créditos.

El Índice de Precios al Consumo (IPC) chino de julio alcanzó su récord en 37 meses con un 6,5 por ciento, un porcentaje muy por encima del objetivo del cuatro por ciento% marcado para todo el año, debido al imparable encarecimiento de productos básicos de la cesta de la compra como la carne de cerdo.

El anuncio del banco central chino puede provocar desánimo entre los inversores internacionales que esperan que Pekín recupere su impulso para ayudar en la recuperación económica global abandonando medidas para frenar su inflación, como las subidas de tipos de interés y del índice bancario aplicadas desde enero.