Los fabricantes alemanes de automóviles mostrarán este año nuevos vehículos en el altamente competitivo mercado para coches pequeños durante la feria de Francfort.

El subcompacto Volkswagen Up, el hatchback B-Class de Mercedes-Benz y el coche eléctrico i3, de BMW, son las mayores apuestas al interés de los compradores, lo que podría ayudar a fortalecer los ingresos en un año incierto en el que la demanda global pudiera declinar.

El estado de ánimo antes de la feria de este año es extrañamente mixto: Optimista gracias a fuertes ganancias recientes, pero ensombrecido por la crisis de la deuda en Europa, que ha deprimido el optimismo del consumidor y los pronósticos de crecimiento para el año próximo.

Sin embargo, la 64 edición de la feria automovilística internacional será este año un claro contraste respecto a la edición previa, en 2009, cuando la recesión mundial dominaba el ambiente.

Los organizadores dicen que 1.007 expositores han confirmado su presencia, comparado con 781 en aquella ocasión y la confianza de los fabricantes locales es tal que Audi, la unidad de lujo de Volkswagen, ha instalado su propia pista de pruebas.

La feria abre a la prensa el martes y miércoles en el centro de exposiciones Frankfurt Messe. La canciller Angela Merkel inaugurará el jueves la feria para el público. La exposición estará abierta hasta el 25 de septiembre.

VW, Daimler, BMW y Porsche AG han tenido fuertes ganancias este año, ayudados por sólidas ventas de vehículos de lujo y camionetas deportivas en mercados emergentes como China, Brasil y Rusia, pero se espera que el crecimiento en esos mercados emergentes afloje y la recuperación económica estadounidense también está ahora en dudas.

Los analistas de Moody's rebajaron su panorama para los fabricantes de autos de positivo a estable.

Creen que los gobiernos en los países de economías emergentes deberán tomar medidas para controlar la aceleración del crecimiento y evitar la inflación, al tiempo que el alza en los precios de las materias primas va a reducir los márgenes de ganancias. Estiman además que la demanda en Estados Unidos crecerá 8,1% en lugar del 12% de pronósticos previos, mientras que la de Europa aumentará apenas 0,3%.

Los nuevos coches pequeños enfrentan un mercado europeo altamente competitivo, con numerosas marcas y bajos precios, pero los autos compactos y subcompactos son cada vez más populares, con 38% del mercado.

___

En internet:

www.iaa.de/en/visitors