Ningún equipo ha podido repetir como campeón de Europa desde que el Milan de Arrigo Sacchi lo hizo en las temporadas 1988-1989 y 1989-1990.

Ahora, el Barcelona de Pep Guardiola y Lionel Messi quiere ser el siguiente y dará el martes el primer paso de la defensa de su corona en la Liga de Campeones cuando reciba en el Camp Nou al mismísimo Milan por la fase de grupos.

Los azulgranas van por su quinta corona continental, mientras que el Milan suma siete en su historia, con lo que el choque adquiere dimensiones mucho más allá de la liguilla de grupos.

"Es un partido bonito, contra un gran rival como el Milan. Ser campeones no es un peso para nosotros, sino un honor", resaltó en la previa Guardiola.

Pero ambos equipos vienen de tropezar en sus respectivas ligas, con lo que el compromiso también presenta la oportunidad de reencontrarse con el sabor de la victoria. Milan empató 2-2 en casa contra el Lazio en su estreno en la Serie A, mientras que el Barsa consiguió idéntico resultado en su visita al estadio de la Real Sociedad el sábado.

Sin embargo, los azulgrana se llevaron un mayor disgusto, ya que aparentemente tenían controlado el partido con un 2-0 a favor a los 11 minutos, mientras que los rossonerri remontaron un desventaja de dos tantos frente al conjunto romano.

El traspié en San Sebastián desató las alarmas en Barcelona, que no ha perdido un partido oficial desde su anterior visita a ese campo, el 30 de abril.

Para colmo, el Barsa se priva del concurso del chileno Alexis Sánchez, lesionado en los isquiotibiales. "Perdemos mucho con su ausencia por el jugador que es y sus grandes cualidades. Es una lástima", dijo el volante Andrés Iniesta.

Y coincidió Guardiola: "Nadie tiene sus cualidades, su potencia y velocidad, pero lo cuidaremos bien y seguro que pronto estará con nosotros".

Milan también echará de menos en su delantera al brasileño Robinho y al sueco Zlatan Ibrahimovic por lesiones. Ibrahimovic se lastimó los isquiotibiales el lunes, y no se reencontrará con Guardiola, con quien tuvo sus más y su menos en el Barsa.

"Siempre queremos jugar contra los mejores. Antes de venir me pareció un jugador fantástico y después, más todavía. Agradezco todo lo que nos dio, fue un jugador fundamental. Me consta que está muy feliz en Milan y me alegro por él", dijo el entrenador azulgrana en tono conciliador.

Su par milanista, Massimo Allegri, dijo que "seremos un equipo valiente y le pondremos intensidad. Creo que le podemos dar problemas al Barsa".

Guardiola insistió en la necesidad de ganar en el Camp Nou tras la decepcionante actuación en Anoeta.

"San Sebastián es pasado. Tengo muy pocos reproches al equipo. Los jugadores son mayorcitos para entender que jugamos contra el Milan, que es un grande. Nunca pensamos que ganaremos un partido por ser el Barsa, sabemos que podemos perder y así afrontamos todos los partidos", dijo.

En lo positivo, el técnico recuperó al defensa Carles Puyol. "Tiene el alta y es una gran noticia: lo ves entrenar y parece un niño de 18 años", dijo. "Cuando el capitán actúa así, es muy bueno para el equipo".