Bank of America eliminará 30.000 empleos en los próximos años en un esfuerzo para ahorrarse 5.000 millones de dólares anuales.

La medida es parte de una gestión más amplia para reajustar y reducir el mayor banco de Estados Unidos en momentos en que lidia aún con los efectos de la crisis hipotecaria y la caída en el mercado de la vivienda.

El banco anunció las reducciones de empleos en una declaración poco después que el director ejecutivo Brian Moynihan revelase los objetivos de reducción de costos en un discurso a inversionistas en Nueva York. "Somos una compañía más simple que hace 24 meses", dijo Moynihan.

La acción de Bank of America subía dos centavos a 7 dólares para el mediodía. El papel ha perdido la mitad de su valor este año, mayormente a causa de problemas relacionados con hipotecas que Bank of America adquirió con su compra de Clountrywide Financial Corp en 2008.

El banco enfrenta demandas legales de inversionistas y reguladores por la venta de acciones respaldadas por hipotecas que perdieron valor tras desplomarse el mercado de viviendas.

Los recortes de empleos ocurren luego de cambios en la administración del banco la semana pasada. Dos altos ejecutivos, la directora de manejo de bienes Sallie Krawcheck y el jefe de banca minorista Joe Price, dejaron el banco.

Asimismo, Bank of America promovió a David Darnell, jefe de banca comercial y Tom Montag, de banca de inversiones, a codirectores operativos.

Los últimos recortes darán lugar a una reducción del 10 por ciento de la fuerza laboral del banco, de 288.000 empleados. Los recortes se suman a las 6.000 posiciones que el banco está eliminando durante el tercer trimestre de este año.