La historia se repitió, el mariscal de campo Mark Sánchez inició la remontada de los Jets de Nueva York y los equipos especiales fueron los que los salvaron de la derrota para darles el triunfo por 27-24 ante los Cowboys de Dallas en el último partido de la jornada dominical de la primera semana de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

El pateador Nick Folk con 27 segundos para concluir el tiempo reglamentario anotó un gol de campo de 50 yardas para romper el empate en el marcador y conseguir el triunfo de los Jets ante el delirio de los seguidores del equipo neoyorquino que vivieron con especial emoción el partido y el triunfo en la jornada histórica del décimo aniversario de los actos terroristas del 11-S.

Con el marcador empatado a 24-24, los Cowboys tuvieron la oportunidad de haber conseguido la serie ganadora a falta de 59 segundos para el final.

Pero el mariscal de campo de los Cowboys, Tony Romo, fue interceptado en la primera jugada por el defensa Darrelle Revis y regresó el ovoide 20 yardas para ponerlo en la 34 del equipo de Dallas.

Del resto se encargó el ataque de los Jets, que en cuatro jugadas permitieron a Folk tener la oportunidad de patear contra su ex equipo un gol de campo que iba a decidir la emocionante y dramática victoria de los Jets.

Los Cowboys, que tenían la ventaja de 24-17, con menos de siete minutos por jugarse, recuperaron el balón con un derribo a Sánchez y "fumble" para tener la oportunidad de haber sentenciado la diferencia en el marcador, pero fueron su peor enemigo al no hacer nada bien durante ese periodo y hasta el final.

El equipo de Dallas, en el despeje de balón después de no haberlo podido mantener en la serie ofensiva, permitió que el defensa Joe McKnight superase la protección que tenía el pateador de despeje Mat McBriar, pusiese la mano sobre el balón y el defensa de segunda línea Isaiah Trufant corrió para hacerse con el ovoide y anotar.

El pateador Folk tampoco falló el punto extra para conseguir el empate a 24-24 y darle nueva vida a los Jets que dejaron a los Cowboys con la primera derrota en su historia después de tener una ventaja de 14 puntos en el cuarto periodo.

Sánchez, el mariscal de campo de origen mexicano, completó 26 de 44 pases para ganancia de 335 yardas, mandó dos envíos de anotación y le interceptaron un ovoide.

Mientras que Romo, que también es de origen hispano, también realizó una excelente labor en la dirección del ataque de los Cowboys al encontrar el objetivo 23 veces de las 36 que mandó el ovoide a la ofensiva de su equipo para avanzar 346 yardas, con dos enviós que fueron de "touchdown" y le interceptaron un pase.

El entrenador en jefe de los Jets, Rex Ryan, había declarado al inició de semana que el equipo tenía la obligación y responsabilidad de buscar una victoria en un partido inaugural que estaba dedicado a honrar la memoria de las víctimas y familiares del 11 de septiembre del 2001.

Ryan también deseo hacer mejor trabajo que su hermano Rob, el nuevo coordinador defensivo de los Cowboys, mientras que su padre el legendario Buddy Ryan estuvo presente en el partido a pesar de sufrir de cáncer.