La australiana Samantha Stosur se consagró el domingo campeona del Abierto de Estados Unidos al superar 6-2, 6-3 a la estadounidense Serena Williams, quien se mostró tan exasperada que volvió a discutir con la jueza central.

Superada por Stosur, Williams perdió un game al inicio del segundo set por gritar cuando se estaba jugando un punto. La decisión llevó a una discusión con la árbitro de silla Eva Asderaki, una escena que recordó el estallido que la estadounidense protagonizó en el mismo torneo hace dos años.

En un partido que sorprendió por lo desparejo, la australiana se llevó su primer título de Grand Slam y se convirtió en la primera mujer de su país en conseguir uno desde que Evonne Goolagong Cawley lo hizo en Wimbledon en 1980.

"Creo que tuve uno de mis mejores días", dijo Stosur. "Soy muy afortunada por haberlo hecho en este escenario".

Con potentes golpes desde el fondo, la novena favorita Stosur se mostró más fresca que su experimentada rival.

"Ella jugó muy, muy bien", dijo Williams. "Es una gran jugadora y es bueno verlo. Intenté lo más que pude y ella seguía dando tiros ganadores. Pensé: 'Dios mío, ¿qué estoy haciendo?'"

Fue apenas el tercer título de la australiana de 27 años, que aprovechó los saques mediocres de Williams y no perdió la compostura en ningún momento: terminó con 12 errores no forzados contra 25 de la estadounidense.

La mayor victoria de su carrera, sin embargo, podría ser recordada por una nueva pelea entre Williams, ganadora de trece majors, y una árbitro en Flushing Meadows.

Cuando estaba abajo por un set y enfrentaba un break point en el primer game del segundo parcial, Williams pegó una derecha y gritó: "¡Vamos!", cuando Stosur todavía intentaba devolver de revés.

Asderaki falló que Williams había interferido con el juego de Stosur y le dio el punto a la australiana, lo que la dejó 1-0 arriba en la segunda manga.

"No le voy a regalar ese game", le dijo Williams a Asderaki. "Te juro, no está bien. Eso no está para nada bien", agregó.

Algunos simpatizantes abuchearon, lo que demoró el inicio del segundo game.

El director del torneo Brian Earley dijo que el fallo de Asderaki fue el apropiado. Pero a Williams le costó olvidar el episodio: durante el cambio de lado dos games después, volvió a hablarle a la jueza.

"Estás fuera de control...", dijo. "Eres una persona que odia y eres poco atractiva por dentro. Y yo nunca me quejo. Guau".

Cuando Stosur definió el partido con una derecha, Williams se negó al acostumbrado saludo con el árbitro central.

"Pegué un tiro ganador, pero supongo que no importó", dijo la estadounidense, ganadora del torneo en 1999, 2002 y 2008, durante la entrega de trofeos. "No hubiera importado al final, Sam jugó muy bien".

En las semifinales de 2009 contra Kim Clijsters, Williams dirigió una sarta de insultos a una jueza de línea luego de un fallo en su contra y perdió el partido, porque era match point. La estadounidense sufrió una multa inmediata de 10.000 dólares y luego otra sanción récord de 82.500 dólares.