Algunos viajeros se sentían evidentemente nerviosos por volar el domingo. Otros no estaban preocupados y confiaban en que los controles de seguridad serían más estrictos en el 10mo aniversario del 11 de septiembre. Y algunos creían que, bueno, pasará lo que tenga que pasar.

En Los Angeles, Kim Pinney, que dirige una guardería infantil en Virginia, reservó el vuelo a casa que despegara lo más noche posible luego de la boda de un amigo, con la creencia de que eso reduciría las posibilidades de ser víctima de un ataque terrorista.

"Si algo va a suceder, sucederá durante el día y habrá terminado", dijo el domingo en una entrevista telefónica. Dado que el vuelo estaba programado para el domingo a las 11:00 de la noche, agregó que "técnicamente, estaré volando solo una hora del 11 de septiembre debido a que será 12 de septiembre" durante la mayor parte del vuelo.

Autoridades y viajeros se mostraron claramente nerviosos:

— Tres pasajeros fueron detenidos en el Aeropuerto Metro de Detroit, luego que la tripulación de un vuelo procedente de Denver reportó actividad sospechosa. Peter Kowalchuck, vocero de Frontier, dijo que el vuelo 623 aterrizó sin problemas en Detroit. La policía detuvo a tres pasajeros luego que la tripulación reportó que dos personas pasaron mucho tiempo conversando en un baño durante el vuelo.

— Dos aviones de combate escoltaron un vuelo de American Airlines con destino a Nueva York proveniente de Los Angeles luego que tres pasajeros se encerraron en el baño, informaron funcionarios. Un agente dijo que las autoridades no creían que el incidente estuviera relacionado con actos de terrorismo. El avión aterrizo sin problemas en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy.

— Un hombre fue arrestado en Kansas City, Misurí, y el aeropuerto y una terminal fueron cerrados después de que las autoridades hallaron artículos sospechosos en su equipaje de mano. Las autoridades indicaron que los artículos dieron negativo en pruebas de materiales explosivos, pero no aportaron más detalles sobre lo que encontraron.

— Una camioneta de renta para mudanzas de la empresa Ryder estacionada junto a una acera del Aeropuerto Dallas-Fort Worth causó temor. Las autoridades se inquietaron cuando el conductor del vehículo afirmó, "traigo un par de armas de fuego", pero resultó ser un miembro del equipo de filmación del programa de televisión por cable de Discovery Channel "Sons of Guns" que simplemente había ido a recoger a otro miembro del personal, dijo el agente del FBI Kevin Gentry.

Los recordatorios del significado del día fueron palpables en aeropuertos de todo Estados Unidos y en el extranjero.

En el Aeropuerto Logan de Boston, de donde despegaron los aviones que se estrellaron contra el centro de Comercio Mundial en Nueva York, el personal de venta de boletos, revisión de equipaje y otras áreas interrumpieron brevemente sus actividades a las 8:46 de la mañana para guardar un minuto de silencio a manera de recordatorio del momento en que el primer avión se estrelló en una de las Torres Gemelas.

En el aeropuerto de Tampa, Florida, una guardia de honor conformada por agentes de seguridad rindió honores a la bandera bajo el sonido de una gaita y una corneta.

___

Los reporteros de The Associated Press Samantha Bomkamp en Nueva York, Denise Lavoie en Boston, Jessica Gresko en Washington, Marjorie Miller en Los Angeles, y Paul Cheung en Londres contribuyeron con este despacho.