Hombres armados mataron a un británico y secuestraron a su esposa de un hotel en la costa norte de Kenia cerca de la frontera con Somalia, dijo el domingo un diplomático en Nairobi.

La cancillería de Gran Bretaña confirmó que dos de sus ciudadanos fueron atacados cerca de la frontera de esta nación del este de Africa con Somalia y que uno murió, pero rechazó proporcionar más detalles.

Los atacantes se introdujeron a sus aposentos el sábado por la noche en el hotel Kiwayu Safari Village, a unos 50 kilómetros (30 millas) al norte de la isla de Lamu, también turística, agregó el diplomático, quien pidió guardar el anonimato porque no está autorizado a hablar con la prensa. No quiso dar más detalles.

El portavoz policial Eric Kiraithe tampoco proporcionó detalles, pero dijo que la Policía ha iniciado una operación de búsqueda y salvamento. El hotel, formado por 18 cabañas de lujo extendidas a lo largo de una playa privada, no respondió las llamadas telefónicas en busca de comentarios.

Se desconoce si los atacantes provenían de la vecina Somalia, un país anárquico donde los piratas suelen aprovecharse de los extranjeros, o si eran kenianos.

Un comunicado colocado en el cibersitio de recomendaciones de viaje del Ministerio de Relaciones Exteriores afirmó: "Seguimos recomendando evitar cualquier viaje no indispensable a la franja de 30 kilómetros que va desde la frontera de Somalia hacia el interior de Kenia. Ha habido ataques previos de milicias somalíes que han ingresado a Kenia. Tres trabajadores de ayuda humanitaria fueron secuestrados en julio de 2009 y dos monjas occidentales en noviembre de 2008".

Los ataques a turistas son inusuales en Kenia, popular por sus recorridos para ver animales salvajes y sus bellas playas.