Las autoridades rebeldes de Libia continúan negociando con personalidades de Sirte, ciudad natal del coronel Muamar el Gadafi, la posibilidad de una rendición sin derramamiento de sangre, aseguró hoy el portavoz insurgente Mustafa Nuh a la cadena de televisión catarí Al Yazira.

Las palabras de Nuh se producen un día después de que expirara el ultimátum dado por el Consejo Nacional de Transición (CNT) a las últimas plazas gadafistas para que depusieran las armas.

"Las negociaciones continúan. Hemos decidido mostrar más paciencia con nuestros hermanos de Sirte para evitar el derramamiento de sangre", dijo Nuh.

Sin embargo, no indicó si se ha fijado un nuevo ultimátum a los combatientes de esta localidad, a 450 kilómetros al este de Trípoli, o a otras ciudades para que depongan las armas.

La misma fuente comentó que aviones de la OTAN bombardearon la víspera varias posiciones gadafistas en la localidad de Bani Walid, a 150 kilómetros al sureste de la capital, que ayer registró choques entre combatientes de ambos bandos.

Nuh agregó que ayer miembros de las brigadas gadafistas abandonaron sus posiciones en dirección a Misrata, a 140 kilómetros al noreste de Bani Walid, donde mantuvieron enfrentamientos con rebeldes.

En estos choques, siete milicianos perdieron la vida, según el responsable, que no dio más datos ni cifras de bajas en las filas gadafistas.