El embajador estadounidense en Colombia, Michael McLinley, encabezó el domingo en la sede de la embajada un breve acto en honor a las víctimas de los atentados del 11 de septiembre de 2001, incluyendo los 20 colombianos que dijo murieron en los ataques.

Junto al embajador estuvieron en la ceremonia en la embajada Myriam Piedrahita de Restrepo y Julio Restrepo, tíos de Wilder Alfredo Gómez Piedrahita, de 38 años, un mesonero colombiano que trabajaba en el restaurante Windows on the World del Centro de Comercio Mundial y quien murió en los atentados.

"Siempre lo recordamos, fue para nosotros mucha tristeza que él falleciera en esa forma", dijo Myriam Piedrahita con voz suave al pasar su mano por su corto cabello blanco. El día de los ataques a las torres a Gómez "no le tocaba trabajar y fue a hacer un reemplazo" al restaurante, dijo la mujer a los reporteros en la embajada.

El presidente Juan Manuel Santos, quien está en Japón para realizar una visita oficial a ese país el 12 y 13 de septiembre, recordó que en la fecha de los atentados era el entonces ministro de Hacienda y siguió por televisión lo que ocurría en Nueva York. "Ví la televisión...no lo podía creer. Era tan irreal", dijo Santos en declaraciones divulgadas por la radio colombiana Caracol.

"Todos somos vulnerables...hacer terrorismo es una forma fácil de atacar", añadió el mandatario.

En Santo Domingo, el canciller Carlos Morales Troncoso destacó que el 11 de septiembre de 2001 "vimos lo peor de la humanidad y vimos también lo mejor de la humanidad".

De acuerdo con el diplomático, en las Torres Gemelas murieron unas 35 personas de origen dominicano, "lo que colocó a República Dominicana en la nación que tuvo más víctimas humanas (no estdounidenses) durante la tragedia, después del Reino Unido y de la India".

___

Con información de los periodistas de AP Vivian Sequera desde Bogotá y Ezequiel Aviú López desde Santo Domingo.