El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) pidió hoy ayuda a la comunidad internacional para asistir a 2,5 millones de menores afectados por las inundaciones en Pakistán, especialmente graves en el sur del país.

"Los niños son los más vulnerables en cualquier emergencia. En este desastre, muchos sufren los efectos devastadores de las inundaciones por segunda vez en un año", mantuvo la agencia de la ONU en un comunicado.

El organismo explicó que la "principal preocupación" es en estos momentos facilitar acceso a este colectivo a la atención médica y la nutrición adecuada.

"Aparte de obligar a dejar sus hogares a las familias, las inundaciones han contaminado las fuentes de agua potable (...) y están contribuyendo al aumento de enfermedades como la diarrea", subrayó Unicef.

Las inundaciones en Pakistán han causado hasta la fecha 175 muertos y unos cinco millones de damnificados desde el inicio de la estación monzónica, según datos de la Autoridad Nacional de Gestión de Desastres.

La zona más afectada es la provincia sureña de Sindh, aunque también han sufrido las consecuencias de las fuertes lluvias algunos distritos de las vecinas provincias de Baluchistán y de Punyab.

Esta nueva crisis llega después de que Pakistán padeciese el año pasado la mayor catástrofe natural desde su independencia (1947), con unas inundaciones que acabaron con la vida de 1.767 personas y dejaron 20 millones de damnificados.