El gobierno del presidente Barack Obama toma muy seriamente la advertencia de los servicios de inteligencia de un posible ataque de al-Qaida en el décimo aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001, afirmó el domingo el asesor de antiterrorismo John Brennan.

La organización terrorista busca desde hace tiempo volver a atacar a Estados Unidos. El asesor John Brennan dijo que la información más reciente es específica y procede de una fuente fidedigna.

"Aunque no está confirmada, el presidente quiere estar seguro de que no dejemos ningún cabo suelto", afirmó. "Y eso es lo que están haciendo las comunidades de inteligencia, policial y de seguridad nacional".

Brennan agregó que los investigadores tratan de "compaginar las piezas" del rompecabezas y están en alerta. Dijo a la televisora Fox que el gobierno "toma esto muy seriamente".

Los investigadores han interceptado una pista de que al-Qaida podría haber enviado tres hombres a Estados Unidos para hacer estallar un automóvil con explosivos en Washington DC o Nueva York, pero las autoridades dicen que hasta ahora no han encontrado pruebas de que al-Qaida haya infiltrado a nadie.

Brennan dijo que las autoridades están revisando "datos de viajes y otras informaciones a la luz de la pista recibida".

"No está confirmada pero no bajamos los brazos para nada", agregó. "Este es un esfuerzo de 24 horas diarias por todos los elementos de la comunidad antiterrorista estadounidense aquí y en el exterior".

"Esto es algo que hemos estado viendo antes en cuanto a los intentos de al-Qaida. Sabemos por el material capturado en el complejo de bin Laden en Pakistán que estaba considerando el aniversario del 11 de septiembre como el momento posible para lanzar un ataque", agregó Brennan.

"Por eso hay elementos en esta pista que son consistentes con lo que sabemos de al-Qaida, pero también hay elementos nuevos que estamos rastreando",. añadió.