Un convoy que transportaba a al-Saadi Gadafi, hijo del líder libio Moamar Gadafi, entró en la vecina nación de Níger, informó el domingo un portavoz del gobierno nigerino.

Al-Saadi, de 37 años, llegó en una caravana junto con otras nueve personas, dijo el ministro de Justicia Amadu Moru. Los vehículos viajaban hacia el sur, con rumbo al puesto de avanzada de Agadez, donde se cree que otros miembros leales al régimen libio se refugian.

"Quisiera anunciarles que uno de los hijos de Gadafi — al-Saadi Gadafi — fue interceptado en el norte de Níger por una patrulla del ejército nigerino", dijo Moru a reporteros.

Desde la semana pasada, varias caravanas con altos funcionarios del ex régimen libio, así como civiles y soldados, han ingresado a Níger a través de la frontera poco resguardada. Entre ellos están varios de los principales jefes militares de Gadafi, inclusive su director de seguridad y el jefe de su comando sur.

Moru dijo que al-Saadi "no tiene ningún estatus" en Níger, lo cual indica que no se le ha concedido el estatus de refugiado, que garantiza ciertos derechos.

Níger ha enfrentado creciente escrutinio por permitir que miembros del círculo de íntimos de Gadafi ingresen a su territorio, y es posible que la llegada de al-Saadi aumente la presión sobre la nación africana para que detenga a los individuos y coopere con los nuevos gobernantes libios, quienes desean que todos los hijos de Gadafi — y Gadafi mismo — sean entregados para someterlos a juicio.

Estados Unidos ha exhortado a Níger a que detenga a cualquier individuo que pueda ser sujeto de juicio en Libia, y que confisque armas y cualquier propiedad del Estado, como dinero o joyas, que se hayan sacado de manera ilegal del país.

Aunque algunos ex altos funcionarios del régimen han logrado escapar, los nuevos líderes libios han arrestado a otros desde que las fuerzas rebeldes entraron en Trípoli el 21 de agosto, lo que dio fin a los casi 42 años de gobierno de Gadafi.