El domingo, en el décimo aniversario de los peores atentados terroristas que haya sufrido el país, los estadounidenses recordaron, cada cual a su manera, un día imposible de olvidar.

"¿Sería bueno que no viéramos todo el tiempo por televisión las imágenes de los aviones que se estrellan en los edificios? Sí. Pero podemos rendir honores a toda la gente", dijo Lea Pfeifer, de 37 años, quien conmemoró el aniversarioi al participar en una "Caminata por la Libertad", en el Cementerio Nacional de Arlington, Virginia, junto con su marido y su hijo de 2 años. "Creo que podemos cargar con nosotros ese horror cada día".