El actor Robert De Niro ayudó a devolver los ánimos a Manhattan tras los ataques terroristas del 11 de septiembre, pero para el 10mo aniversario dijo que no tiene planes relacionados con la zona cero.

De Niro, quien vive en Nueva York, estuvo en Toronto el sábado para el estreno de su película "The Killer Elite" y el domingo regresó a su ciudad para el 10mo aniversario de los ataques, pero prefirió no asistir adonde se encontraban la torres gemelas.

Dijo que siente que la ceremonia en el lugar de los atentados es para "dignatarios y las familias de las víctimas".

De Niro vivía en el barrio de Tribeca donde se erguía el Centro de Comercio Mundial y fue uno de los creadores del Festival de Cine de Tribeca, que devolvió vida a esa zona devastada tras los atentados.

El actor también grabó un discurso para conmemorar el día que se transmitirá en el medio tiempo del primer partido de la temporada de los Jets de Nueva York contra los Cowboys de Dallas.