El Gobierno brasileño se prepara para incluir a China como economía de mercado a partir de 2016, como sugieren las normas establecidas por la Organización Mundial del Comercio (OMC), afirmó hoy la secretaria (viceministra) de Comercio Exterior, Tatiana Prazeres.

De las 81 medidas antidumping aplicadas por la nación suramericana, la mitad es contra productos del país asiático y para prepararse para el cambio, "el Gobierno estudia cómo irá a combatir el 'ataque chino' al mercado brasilero", apuntó Prazeres en declaraciones a la estatal Agencia Brasil.

El cambio en la defensa comercial, "va a hacer con que sea mucho más difícil la aplicación de medidas antidumping contra China, que es el principal 'player' (negociador) y el principal objeto de nuestras investigaciones y por eso tendrá que recibir un tratamiento distinto", agregó la alta funcionaria.

Según Prazeres, Brasil inició un proceso de análisis conjunto con otros países que también se preparan para afrontar el cambio, como Estados Unidos, que recibió en los últimos días a especialistas brasileños para tratar el asunto de defensa comercial.

En la actualidad, China es considerada como economía emergente, pero tratada como una economía no de mercado, lo que implica siempre tener un tercer país como referente de precios en los litigios comerciales en su contra.

China es el principal socio comercial de Brasil, con una balanza comercial para el período enero-agosto de este año de 50.000 millones de dólares, 29.000 millones de ellos correspondientes a las exportaciones brasileñas, que suponen un aumento del 45,8 por ciento en comparación con el mismo período de 2010.

Las importaciones, en tanto, avanzaron el 32,3 por ciento en el mismo comparativo.