La policía detuvo el domingo a tres pasajeros en el Aeropuerto Metropolitano de Detroit, luego que la tripulación de un vuelo de Frontier Airlines, procedente de Denver, reportó actividades sospechosas a bordo.

El vuelo 623 de Frontier, con 116 pasajeros a bordo, aterrizó sin percances en Detroit, luego que la tripulación reportó que dos personas pasaron "un tiempo extraordinariamente largo" en un baño, informó Peter Kowalchuck, vocero de la aerolínea.

Las autoridades no detectaron anomalías en la aeronave luego de revisarla, informó la Agencia de Seguridad en el Transporte.

Kowalchuck dijo que se sacó el equipaje del avión para inspeccionarlo con ayuda de perros sabuesos. Los pasajeros restantes fueron llevados en autobús a la terminal.