El corredor Ben Tate y el recibidor abierto Andre Johnson se combinaron para dos anotaciones que ayudaron a los Texans de Houston a ganar por paliza de 34-7 a los Colts de Indianápolis, que jugaron sin su mariscal estrella Peyton Manning.

Tate, que ocupó el puesto del estelar Arian Foster, lesionado, lideró el ataque por tierra de los Texans al acarrear 24 veces el ovoide para avanzar 116 yardas y conseguir una anotación de dos yardas para el parcial de 17-0 con el que concluyó el primer cuarto del partido disputado en el Reliant Stadium de Houston.

El partido inaugural para ambos equipos fue también el primer duelo de equipos de la División Sur de la Conferencia Americana (AFC).

Johnson recibió siete pases por aire del mariscal de campo Matt Schaub para avanzar 95 yardas y también poner una vez el ovoide detrás de la línea de protección de los Colts.

El receptor Jacobey Jones retornó una patada de despeje de 79 yardas para darle a los Texans el parcial de 33-0, que iba a ser del 34 con el punto extra que anotó el pateador Neil Rackers, que estuvo perfecto con 2 de 2 goles de campo.

Schaub cumplió con su trabajo al tener siempre el apoyo de la defensa, que fue la gran alegría para los aficionados y seguidores de los Texans en el partido inaugural de la nueva temporada.

Schaub completó 17 de 24 pases para 220 yardas con sólo un envío de anotación y le interceptaron dos ovoides, que no tuvieron consecuencias negativas para el equipo porque la defensa hizo bien su trabajo.

El veterano mariscal de campo Kerry Collins, de 38 años, que salió en lugar de Payton, operado por segunda vez del cuelo, no pudo nunca dirigir bien el ataque de los Colts ante una gran defensa que presentaron los Texans bajo la dirección de su nuevo coordinador el veterano Wade Phillips, que tuvo un debut triunfal con el equipo tejano.

Collins completó 16 de 31 pases para 197 yardas, un envío fue de anotación y no le interceptaron ningún balón.

Manning, cuatro veces ganador del premio de Jugador Más Valioso (MVP) de la NFL, no viajó a Houston con el equipo mientras se recupera de la tercera operación de cuello en 19 meses.

Los Colts, que firmaron a Collins hace menos de tres semanas cuando ya estaba retirado, no pudo hacerse con el control de la ofensiva del equipo para demostrar que tal vez no fue la mejor opción que tuvo el equipo de cara al partido inaugural de la nueva temporada.