La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, le envió hoy un mensaje a su colega estadounidense, Barack Obama, con motivo del aniversario por los diez años de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2011 y en el que invitó al mandatario para trabajar "incesantemente" por un mundo de paz.

En un mensaje divulgado por la Presidencia de Brasil, Rousseff expresó a nombre del pueblo brasileño la "solidaridad y pesar" con la nación norteamericana.

"Creo que el mayor homenaje que le podemos prestar a los más de tres mil inocentes que perecieron en aquella fecha es, teniendo por inspiración el coraje exhibido por el pueblo de Estados Unidos de cara a la tragedia, continuar trabajando, incesantemente, por un mundo de paz y desarrollo", apuntó la gobernante.

En el mensaje, la jefa de Estado compartió "plenamente la visión" de Obama expresada durante un discurso en El Cairo y en el que el presidente estadounidense afirmó que "el extremismo violento debe ser combatido en todas sus formas".

En ese sentido, Rousseff resaltó "la reconciliación entre el occidente y el mundo árabe, la eliminación de la carrera armamentista nuclear, la reafirmación de la democracia, el respeto a la libertad religiosa y a los derechos humanos y de la mujer y la promoción del desarrollo económico".

"Para la creación de oportunidades para todos en un mundo de paz y de cooperación, Estados Unidos puede contar con Brasil en la construcción de ese orden internacional más pacífico y más justo", puntualizó la mandataria brasileña.