El líder demócrata de la Cámara de Representantes de Nuevo México propuso endurecer los requisitos para que los extranjeros y los inmigrantes ilegales puedan obtener nuevas licencias de conducir del estado.

El presidente de la Cámara de Representantes Ben Luján, demócrata de Santa Fe, presentó la iniciativa para establecer un requisito de residencia de seis meses en el estado para que los inmigrantes puedan obtener licencias. También se exigirían huellas digitales de los inmigrantes que soliciten una licencia, que deberá ser renovada cada dos años. En la actualidad, las licencias tienen vigencia de entre cuatro y ocho años.

El Senado estatal aprobó una medida similar a principios de este año pero fue rechazada por la Cámara de Representantes, que respaldaban el plan de la gobernadora republicana Susana Martínez para cancelar la concesión de licencias a inmigrantes ilegales.

El vocero de la oficina de la gobernadora, Scott Darnell, calificó la propuesta de Luján como "una iniciativa de burla", pues continuaría otorgando licencias a los inmigrantes sin que se encuentran en el país autorización legal.