El primer ministro griego, George Papandreou, presidió el domingo una reunión de gabinete un día después de haber anunciado que el país alcanzará objetivos ambiciosos de ahorro aun cuando se ha agravado la recesión este año.

Según la prensa local, el gabinete examina medidas adicionales durante su encuentro en esta ciudad del sur de Grecia, como nuevos impuestos, para alcanzar en 2011 los objetivos del déficit fiscal acordados con las partes que han concedido créditos a Grecia.

Se anunció que Papandreou daría una conferencia de prensa a las 1000 GMT, pero luego fue aplazada indefinidamente.

Según las autoridades, nueve policías y 10 manifestantes resultaron heridos, y nueve inconformes fueron detenidos durante un enfrentamiento violento.

Más de 25.000 personas — desde taxistas hasta aficionados deportivos — han participado en una oleada de protestas contra las medidas de austeridad en el país.