El nuevo ministro de Comercio japonés renunció el sábado por un comentario considerado insensible hacia los evacuados por la crisis nuclear, un golpe para un gobierno que apenas asumió el cargo hace ocho días.

"Al pueblo de Japón, y especialmente a la prefectura de Fukushima, ofrezco disculpas por provocar una profunda desconfianza", afirmó Yoshio Hachiro en una conferencia de prensa por la noche.

Indicó que le informó su decisión al primer ministro Yoshihiko Noda durante una reunión al anochecer. Noda, que asumió el puesto e instaló un nuevo gabinete el 2 de septiembre, la aceptó tras pasar la mayor parte del día en visitas a las prefecturas de Miyagi e Iwate, duramente golpeadas por el terremoto y subsecuente tsunami del 11 de marzo.

Noda, Hachiro y otros ministros del gobierno visitaban el jueves la planta nuclear Dai-ichi en Fukushima cuando Hachiro cometió su tropezón verbal. Llamó a la desolada zona evacuada en los alrededores de la planta una "población de la muerte ", y posteriormente dijo a los reporteros que sólo buscaba transmitir la gravedad de la situación y su compromiso por descontaminarla para que sus habitantes puedan regresar.

La gente afectada por los desastres, los opositores políticos e incluso algunos integrantes de los demócratas en el gobierno criticaron duramente su comentario.

Después de que el maremoto azotó la planta nuclear, tres de sus seis reactores se fundieron, lo cual liberó cantidades masivas de radiación que han contaminado el medio ambiente en los alrededores. Unas 80.000 personas se vieron obligadas a evacuar y podrían no volver en años debido a los peligros de la radiación.

Aunque el terremonto y el tsunami dejaron unos 21.000 muertos y desaparecidos a lo largo de la costa noreste del país, no se ha adjudicado ningún fallecimiento a la radiación.

Seiji Maehara, jefe del comité de políticas de los demócratas, dijo a periodistas anteriormente el sábado que será importante que Hachiro "explique claramente hoy cuáles fueron sus verdaderas intenciones", de acuerdo con Kyodo.