Equipos de bomberos lograron progresos el sábado contra un incendio forestal gigante y fuera de control en la zona central de Texas, pero las preocupaciones por algunos puntos que siguen ardiendo impiden que miles de personas regresen a sus casas.

Cierta tensión se desató durante una conferencia de prensa, cuando algunos de los residentes de las zonas evacuadas hicieron preguntas a gritos a los funcionarios del condado, exigiendo saber cuándo podrán regresar a sus casas en la región de Bastrop, localizada a casi 50 kilómetros (unas 30 millas) al este de Austin, la capital del estado.

Ronnie McDonald, juez del condado de Bastrop, dijo que los funcionarios esperan permitir que más residente regresen a sus casas pronto, pero no sabía cuánto tardaría eso.

"Este es el séptimo día, las tensiones crecen", dijo McDonald.

Texas está en medio del peor brote de incendios forestales en la historia del estado. Una mezcla peligrosa de altas temperaturas, fuertes vientos y una sequía histórica provocó el fuego en el área de Bastrop, el mayor de los casi 190 incendios reportados esta semana por el servicio forestal estatal.

Ese incendio ha dejado cuatro personas muertas, destruido más de 1.700 casas y obligado a la evacuación de miles de personas.

Alrededor de la ciudad de Bastrop, el fuego ha destruido casi 1.400 viviendas y ha arrasado más de 70 kilómetros cuadrados (unas 45 millas cuadradas) de terrenos que no habían tenido lluvia.

Los funcionarios dijeron que los residentes un área de 283 hectáreas (700 acres), que incluye dos decenas de hogares, pudieron volver el sábado. Pero el jefe de policía del condado de Bastrop Terry Pickering dijo que las autoridades necesitan tener la certeza de que las demás zonas fueran seguras antes de permitir que los residentes volvieran.

"Todos deben aguantar y podremos devolverlos a sus casas lo antes posible", dijo.

El gobernador texano Rick Perry dijo que las familias cuyas casas hayan quedado destruidas podrán recibir pases para permanecer siete días en algún hotel por parte de una organización sin fines de lucro, lo mismo que ayuda del gobierno. El presidente Barack Obama declaró el viernes una zona de desastre en Texas.