El deporte profesional estadounidense vuelve a unirse de nuevo en torno a las víctimas y héroes de los atentados terroristas del 11 de septiembre del 2001 y será la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), que empieza su temporada regular, la que encabece los homenajes a través de todo el país.

El deporte preferido de los estadounidenses está ansioso no sólo por comenzar la competición después de haber sufrido cuatro meses y medio de un cierre patronal sino que también de reflejar la unidad inquebrantable que existe dentro del país en torno a la lucha antiterrorista y recuerdo permanente a las víctimas del 11-S.

El béisbol de las Grandes Ligas, considerado el deporte pasatiempo del país, también tendrá dedicará la jornada del domingo para celebrar todo tipo de actos y homenajes previos a los partidos en honor de las víctimas de los trágicos sucesos que se dieron en Nueva York, Washington y Pensilvania.

Mientras que la Liga Profesional de Fútbol de Estados Unidos (MLS) también ha establecido 30 segundos de silencio antes que se cante el himno nacional en cada partido.

Todos los jugadores llevaran puestos un brazalete negro con el logo oficial del "9/11 Memorial en Lower Manhattan", lo mismo que los árbitros, además que se ofrecerá un vídeo de 30 segundos de servicio público conmemorativo para hacer donaciones.

Pero será la NFL la que desde Nueva York hasta San Francisco, pasando por Houston, recordará el domingo a las víctimas y héroes de los atentados terroristas del 2001, para luego dar comienzo una temporada que llega más ilusionante que nunca con un nuevo convenio laboral que tendrá vigencia durante los próximos 10 años.

Los entrenadores y jugadores están entusiasmados por que den inicio las acciones, que de manera oficial comenzaron el pasado jueves cuando los actuales campeones del Super Bowl, los Packers de Green Bay, en un gran partido inaugural, vencieron por 42-34 a los Saints de Nueva Orleans.

Sin embargo, será el domingo cuando la acción llegue al completo y con partidos tan espectaculares como el que van a protagonizar los Jets de Nueva York contra los Cowboys de Dallas no sólo por lo que representa el apartado deportivo sino también de homenaje a las víctimas del 11 de septiembre del 2001.

Por eso, nadie expresó mejor esos sentimientos que el entrenador de los Jets, Rex Ryan, cuyo equipo se enfrenta a los Cowboys, a unos cuantos kilómetros del lugar donde se desplomaron las Torres Gemelas.

"Creo que el significado de esto es mucho mayor que el que he sentido yo en cualquier partido", destacó Ryan. "Por alguna razón, siento más presión en este partido que en ningún otro que haya dirigido".

También el partido tendrá un significado especial para los mariscales de campo Mark Sánchez, el líder de los Jets, y Tony Romo, de los Cowboys, al tener ambos orígenes latinos.

La NFL tiene previsto que antes de cada uno de los 13 partidos previstos para el domingo, se sincronizarán los homenajes en las transmisiones televisivas y se mostrarán en las pantallas de vídeo de cada campo donde se disputen los encuentros.

Entrenadores, jugadores y cuerpos de socorro desplegarán grandes banderas estadounidenses, para la interpretación del Himno Nacional.

Además, en la ropa y en varias pertenencias de los entrenadores, jugadores y personal de los equipos estará cosido un parche con motivo del 11 de septiembre del 2001.

Todos los estadios que alberguen partidos dominicales mostrarán el mismo emblema en el terreno.

"Cada semana tengo la responsabilidad de cerciorarme de que mi equipo esté preparado", comentó Ryan. "Pero no sé esta vez siento que hay algo diferente, que me genera una motivación especial y un sentimiento único".

Además del partido entre los Jets y los Cowboys también resultan interesantes los duelos entre los Ravens de Baltimore contra los Steelers de Pittsburgh y los Bears de Chicago frente a los Falcons de Atlanta, cuatro equipos que estuvieron en la fase final de la pasada temporada.

Mientras que los Buccaneers reciben en Tampa Bay a los reconstruidos Lions de Detroit, los Rams de San Luis a los Eagles de Filadelfia y los Texans de Houston a los Colts de Indianápolis, que llegan sin su mariscal estelar Peyton Manning, operado por segunda vez del cuello y que rompe racha de 227 partidos consecutivos.

Los Chargers de San Diego reciben a los Vikings de Minnesota, los Redskins de Washington a los Giants de Nueva York, en otro partido de gran emotividad, mientras que los Jaguars de Jacksonville con nuevo mariscal de campo se enfrentaran a los renovados Titans de Tennessee.

Los Panthers de Carolina, con el debut del nuevo entrenador en jefe latino, Ron Rivera, llegan a Arizona para enfrentarse al equipo local de los Cardinals, los 49ers de San Francisco reciben a los Seahawks de Seattle, Browns de Cleveland a Bengals de Cincinnati y Chiefs de Kansas City a Bills de Buffalo.

La primera semana de competición en la NFL no se cierra hasta el lunes con la doble cartelera de los Dolphins de Miami que reciben a los Patriots de Nueva Inglaterra y los Broncos de Denver a los Raiders de Oakland.