Inglaterra con un juego más resistente que habilidoso logró superar el sábado a un feroz conjunto de Argentina al comenzar con una victoria de 13-9 su participación en el Mundial de rugby.

El scrumhalf Ben Youngs entró como reemplazo y ofreció el impulso ofensivo que carecía el equipo inglés, al hallar una brecha inesperada en la defensiva de los Pumas argentinos y se lanzó de frente para conseguir el único try del partido.

Argentina debería haber tenido una ventaja fuera del alcance luego que Inglaterra concedió una serie de patadas de castigos hacil el final del partido, pero cinco intentos fallidos de Martin Rodríguez y uno más de Felipe Contepomi mantuvieron a los campeones del torneo de las Seis Naciones cerca en el marcador a pesar de una pésima actuación en el pateo del británico Jonny Wilkinson, quien anotó una para tomar ventaja de 10-9 para Inglaterra por primera vez a los 66 minutos.

Posteriormente consiguió un tiro de castigo para asegurar el marcador a los 74 minutos, pero el normalmente confiable flyhalf falló cinco patadas en el estadio Otago, con techo de cristal, en Dunedin, Nueva Zelanda.

Al combinarse los pateadores de ambos equipos, apenas se anotaron seis de 17 intentos en este estadio techado, tan poco común para el deporte.

Hasta antes de la intervención de Young, Argentina parecía encaminarse a una victoria sorprendente en el mundial por segundo torneo consecutivo. Cuatro años después de haber derrotado sorpresivamente al anfitrión Francia en un primer partido del Mundial, Argentina dominó el trámite del partido tanto en el control del balón como a la ofensiva frente a Inglaterra. El argentino Juan Martín Lobbe fue ganador del premio al jugador más detacado del partido.

Argentina pudo haber tomado ventaja de 18-6 al descanso si Contepomi y Rodríguez hubieran acertado sus patadas en vez de sólo conseguir una.

Mientras tanto, en Invercargill, el wing Simon Danielli anotó el sábado dos tries sobre el final para que Escocia venciera 34-24 a Rumania y evitara lo que prometía ser la primera sorpresa del mundial de rugby en apenas el segundo partido.

Escocia perdía por tres puntos cuando faltaban menos de diez minutos, hasta que Danielli anotó dos tries en tres minutos, el segundo a los 78.

La última vez que se enfrentaron en el mundial, Escocia había vencido 42-0, pero tras dos tries iniciales de los británicos, los rumanos dominaron gran parte del segundo tiempo y se pusieron arriba a falta de 13 minutos.

Más tarde, en la ciudad neozelandesa de Rotorua, el winger Vereniki Goneva anotó cuatro tries en su debut en un mundial para llevar a Fiji a apalear por 49-25 a Namibia.

El ex jugador estelar obtuvo tres anotaciones al terminar el primer tiempo para darle una ventaja temporal de 32-15 a Fiji y luego consiguió la cuarta a los 52 minutos en un partido que resultó emocionante pese a lo abultado del marcador y que fue atestiguado por 10.000 aficionados.

Goneva se convirtió en el primer jugador de Fiji en conseguir cuatro tries en un partido de mundial y el primero en cualquier tipo de partidos desde que Rupeni Caucaunibuca lo conquistara frente a Chile en 2003.

En tanto, en Auckland, Francia anotó 22 puntos en los últimos 10 minutos para derrotar por 49-21 a Japón luego de un comienzo titubeante en su primer partido del Mundial.

Francia, que ha sido dos veces finalista de mundiales de rugby y que busca ganar el torneo por primera vez, conquistó tres tries en el primer tiempo por conducto del lock Julien Pierre, del flyhalf Francois Trinh-Duc y el wing Vincent Clerc para tomar una ventaja aparentemente cómoda de 25-11 al descanso.

Sin embargo, el equipo japonés, que contó con una afición decidida en el estadio North Harbour, conquistaron 10 puntos sin respuesta para acercarse a los franceses.