Armas vinculadas a la fracasada operación "Rápido y Furioso", con la que se pretendía atrapar a cabecillas del narcotráfico en México, se han encontrado en una escena de delito en Estados Unidos, afirma hoy el diario The Arizona Republic en su versión digital.

Según el diario, el descubrimiento tiene que ver con dos armas encontradas el año pasado en la parte trasera de un automóvil robado en el condado de Maricopa (Arizona) y que su conductor estrelló contra dos vehículos oficiales antes de darse a la fuga a pie y ser detenido.

Agentes federales se pusieron en contacto esta semana con el Departamento de Seguridad Pública de Arizona para informar de que esas armas formaban parte de la operación "Rápido y Furioso".

En diciembre se habían encontrado dos armas vinculadas con esa operación en la escena de un tiroteo en el que resultó muerto un agente de la Patrulla Fronteriza.

La operación encubierta "Rápido y Furioso" permitió el contrabando de unas 2.000 armas a México entre 2009 y 2010, con el fin de rastrear a los compradores presuntamente relacionados con los carteles de narcotráfico.

Sin embargo, las autoridades estadounidenses perdieron el rastro a esas armas y un importante número de ellas han aparecido en escenas de delitos en México.

La operación, a cargo de la Oficina para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF, por su sigla en inglés), ha causado tensiones entre EE.UU. y México y es objeto de sendas investigaciones del Departamento de Justicia y el Congreso.

De acuerdo con un informe de dos comités del Congreso que investigan la operación, se han encontrado 122 de las armas vinculadas con "Rápido y Furioso" en 48 escenas de delitos en México.

Entre esos delitos se encuentran diversos tiroteos y un secuestro y un asesinato.