El ex presidente George W. Bush rindió homenaje el sábado a las víctimas de los ataques del 11 de septiembre de 2001, al colocar una ofrenda floral en el Pentágono.

Bush, acompañado por su esposa Laura, colocó la ofrenda de flores blancas junto al monolito empotrado en la pared del Corredor 4, cerca del lugar donde el vuelo 77 secuestrado de American Airlines se estrelló contra el edificio y provocó la muerte de 148 personas.

Asistieron también a la ceremonia el secretario de Defensa, Leon Panetta; el ex jefe del Pentágono, Donald Rumsfeld y el jefe del Estado Mayor Conjunto, almirante Mike Mullen.

Más tarde, Bush se dirigía a Shanksville, Pensilvania, para la consagración de un monumento al vuelo 93 de United Airlines. Preveía participar de las ceremonias en Nueva York el domingo, el 10mo aniversario de los ataques, junto con el presidente Barack Obama.