El actor Brad Pitt dijo hoy que está orgulloso con su última película, "Moneyball", y bromeó que el buen resultado obtenido es fruto de que ha hecho un pacto con el diablo, durante el estreno mundial del film en el Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF).

"Crecí en un ambiente muy cristiano. Saludable, una familia con mucho amor, y no intenté nada por mí mismo hasta que fui un adulto y me fui de mi hogar. Y lo que probé es satanismo. Está funcionando muy bien. Hice un pacto. Por eso la película ha salido tan bien", bromeó Pitt durante una rueda de prensa celebrada hoy en Toronto.

Brad Pitt también afirmó que las historias de perdedores son su debilidad y que el género deportivo en el mundo del cine "es muy interesante" .

Pitt, quien además de protagonizar "Moneyball" es el productor del film, dirigido por Bennett Miller ("Capote", 2005), declaró durante una rueda de prensa celebrada hoy en Toronto que tiene debilidad por estas historias de perdedores. "A mí (me atrae) cuestionar las cosas que están establecidas cada día", señaló.

"Porque hayamos hecho algo durante mucho tiempo, ¿eso significa que es correcto? Si fuésemos a inventar el automóvil hoy, ¿haríamos que utilizase un recurso finito por el que tenemos que ir a la guerra y exportar miles de millones de dólares de nuestro PIB?", añadió el actor estadounidense.

"No, probablemente lo haríamos como un computador portátil. Estas son el tipo de preguntas que me inspiran", terminó señalando Pitt.

En "Moneyball", basada en una historia real, Pitt interpreta a Billy Beane, el gerente del equipo de béisbol estadounidense Oakland Athletics, una franquicia con un tercio del presupuesto de los grandes equipos profesionales y que lucha por ganar a los grandes del deporte.

Para hacerlo, Beane utiliza un nuevo sistema con jugadores descartados por otros para crear un equipo, en vez de un grupo con grandes individualidades.

"Es un material complicado. No tiene la narrativa convencional ni un personaje convencional. Así que llevó mucho tiempo y mucha gente para intentar conseguir sacarlo", explicó Pitt, que durante la rueda de prensa estuvo acompañado por sus compañeros de reparto, Jonah Hill, Philip Seymour Hoffman, Chris Pratt y el director del film.

"Finalmente, no me podía olvidar de la historia de un grupo que está atrapado en un deporte injusto y en una situación injusta. Por necesidad se tenían que reinventar", agregó.

"Es una historia sobre valores, cómo valoramos a otras personas, qué consideramos éxito y fracaso, cómo elegimos nuestro sistema de valores", añadió.

Por su parte, Philip Seymour Hoffman, quien interpreta al entrenador de Oakland Athletics, afirmó que la película le ha resultado inspiradora, porque "hay un tipo que en el medio de su vida, de repente contempla su pasado y decide que tiene que lidiar con lo que ha sucedido antes".

"Todos nos encontramos de alguna forma en ese momento de nuestras vidas y eso es importante para mí", añadió el actor, que en 2006 ganó un premio Óscar por su interpretación de Truman Capote en la película de Miller.