Por aire y mar, distintas cuadrillas intensificaron el sábado la búsqueda de 10 trabajadores petroleros desaparecidos, mientras la tormenta tropical Nate se dirigía al poniente, como una amenaza para otras zonas de la costa del Golfo de México, donde se esperan intensos vientos y lluvias torrenciales.

En tanto, grupos de pescadores reportaron que por lo menos una docena de colegas habían desaparecido, tras zarpar en barcos camaroneros en el Golfo, el viernes.

Nate seguía avanzando muy lentamente hacia la costa, pero cobraría algo de velocidad el sábado, informó el Centro Nacional de Huracanes en Miami. Los meteorólogos advirtieron que la tempestad podría llegar el domingo a la costa, probablemente con una intensidad semejante a la de un huracán.

Helicópteros de la Marina mexicana y de la compañía paraestatal Petróleos Mexicanos despegaron de puertos a lo largo de la costa del estado de Tabasco, para realizar misiones de búsqueda. Otras cuadrillas recorrían las playas más cercanas al lugar donde los 10 desaparecidos abandonaron su barcogrúa averiado a bordo de balsas salvavidas, en medio de la tormenta, aproximadamente al mediodía del jueves.

"Esperamos encontrarlos con vida en el mar", dijo un rescatador de la Marina, quien buscaba en una playa en Frontera, en la costa de Tabasco. El marino no quiso dar su nombre, por no tener autorización de hablar con la prensa.

Para el sábado por la tarde, las autoridades informaron que aún no tenían rastro de los trabajadores, empleados de la empresa Geokinetics Inc., con sede en Houston, quienes se comunicaron para pedir ayuda el jueves por la tarde, luego de abandonar la embarcación Trinity II.

Entre los desaparecidos había cuatro trabajadores estadounidenses, cuatro mexicanos, uno kazajo y una décima persona cuya nacionalidad no se ha confirmado.

La Comisión Nacional del Agua reportó que la lluvia había amainado significativamente en la Bahía de Campeche, donde desaparecieron los trabajadores. Nate se encontraba a más de 200 kilómetros (120 millas) de ahí, y amenazaba ahora la costa del estado de Veracruz.

El barcogrúa puede desplegar patas hasta el lecho marino y después elevarse por sobre el nivel de las aguas. En él se alojaban los trabajadores y estaba en aguas de unos 8 metros (25 pies) de profundidad.

El capitán del barco Trinity II, de 29 metros (94 pies), reportó que los trabajadores abandonaban el barcogrúa el jueves al mediodía, y desde otro barco, a varias millas (kilómetros) de distancia, también se habría visto a los tripulantes subir a la balsa, que contiene alimentos y agua para varios días.

Pero desde entonces no ha habido más comunicaciones.

En tanto, algunas asociaciones de pescadores de Campeche reportaron que dos barcos camaroneros habían desaparecido desde el viernes, junto con al menos una docena de personas, que se encontraban en el Golfo de México con destino al estado de Tamaulipas, cuando fueron sorprendidas por la tormenta tropical.

El Servicio Meteorológico Nacional de México informó que, a las 2100 GMT del sábado, el centro de Nate se encontraba 195 kilómetros (120 millas) al este-noreste de Veracruz. Generaba vientos máximos sostenidos de 100 kilómetros (65 millas) por hora y avanzaba al poniente. Los vientos se intensificarían en las próximas 24 horas.

Se emitió un alerta de huracán para la costa del Golfo, desde Tuxpan hasta Veracruz. La dependencia informó que el gobierno completaría acciones para proteger la vida y las propiedades de los residentes en la región.