El técnico Ricardo Gomes, del Vasco da Gama brasileño, comenzó a respirar sin ayuda de máquinas y mostró una recuperación mayor a la esperada, dijeron el viernes los médicos que lo atienden tras sufrir un bloqueo en una arteria cerebral.

El equipo médico que atiende al entrenador de 46 años en el Hospital Pasteur de Rio de Janeiro retiró el jueves el tubo insertado en sus vías respiratorias dos semanas atrás, y Gomes mostró el viernes señales de recuperación.

"El está respirando bien sin el tubo y hasta el momento no vemos necesidad de volver a conectarlo al respirador. Eso significa que su recuperación está encima del promedio, ya podemos considerar que superó el período de mayor gravedad", dijo el médico clínico Fabio Guimaraes Miranda en conferencia de prensa.

Gomes fue operado el 28 de agosto después de mostrar señales de malestar en momentos que su equipo Vasco da Gama enfrentaba al Flamengo por el campeonato brasileño. El partido terminó con un empate sin goles.

La cirugía, de tres horas de duración, logró remover el hematoma cerebral que se había formado y normalizó la presión craneal, aunque el técnico permaneció sedado, con respirador artificial y bajo cuidados intensivos.

El neurocirujano José Antonio Guasti, quien lo operó, comentó que Gomes presenta mejoras en sus funciones neurológicas, llegando a reconocer a familiares y esbozando algunas palabras.

"Aún es temprano para evaluar el nivel de mejora que él tendrá en el habla y el movimiento, pero ya interactúa bien con la familia y el equipo médico. El nivel de conciencia aún oscila, pero presenta momentos de lucidez más duraderos", agregó Guasti.

El entrenador tiene estabilidad clínica y neurológica, pero tendrá que permanecer más tiempo en el hospital, donde recibe sesiones de fisioterapia para recuperar las funciones motoras, además de tratamiento de fonoaudiología.

Antes de desempeñarse como entrenador, Gomes tuvo una destacada carrera como defensa central en de la selección de su país, así como varios equipos brasileños y franceses, siendo campeón con el Paris Saint-Germain.