Con asistencia del presidente Sebastián Piñera y dirigentes políticos de todos los sectores fue sepultado el viernes el dirigente político demócrata cristiano y ex presidente del Senado Gabriel Valdés, muerto el miércoles a los 92 años.

Valdés fue un destacado opositor a la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y en dos oportunidades el ex dictador lo encarceló por su tarea en procura de la restauración de la democracia.

Durante varios años dirigió su partido y la coalición centroizquierdista que se formó para derrotar a Pinochet en sus pretensiones de perpetuarse en el poder mediante un plebiscito. Pero en las postrimerías de la dictadura, Valdés fue desplazado de la dirigencia por su camarada Patricio Aylwin, quien terminó siendo elegido presidente y en 1990 se convirtió en el primer mandatario democrático.

Valdés era el padre del ex canciller y ex jefe de la Minustah en Haití Juan Gabriel Valdés. Otro de sus hijos es el director de orquesta Maximiliano Valdés.

En la sepultación en el cementerio Parque del Recuerdo de Santiago uno de los oradores fue Piñera, cuyo padre y Valdés fueron muy amigos.