Aunque el mismo presidente Barack Obama pidió que el país superara el juego político y que se aprobara su plan de empleo para recuperar la economía, el discurso en el Congreso fue toda una muestra de estrategia política.

Vimos a un presidente moviendo con gran destreza las fichas de una ajedrez político muy complicado en el que está en juego el futuro de todos nosotros y el de su reelección y también el de el partido republicano que busca llevar a uno de sus miembros a la Casa Blanca.

Desde mi punto de vista el Presidente movió la ficha de trasladar gran parte de la responsabilidad de la recuperación al Congreso al repetir varias veces que la ley de empleo que presentó no contiene una sola propuesta que no haya recibido la aprobación de republicanos y demócratas.

Por ello dijo que no hay ninguna razón para que este plan no se apruebe y repitió al menos 15 veces en su discurso de 45 minutos frases como "aprueben este plan ahora".

La otra parte de la estrategia fue ideológica. Obama presentó un plan de reactivación del empleo que es como una declaración de principios de economía de libre mercado con todo el énfasis en que son las empresas las que pueden sacarnos de la crisis y para ello lanzó propuestas de incentivos tributarios para que las pequeñas empresas contraten personal.

Parece como si el plan se hubiese copiado de un libro de texto de economía. Claro este es otro mensaje para que nadie diga que Obama es comunista o que quiere desangrar el presupuesto elevando el gasto público. Porque además también dijo que su plan está completamente financiado.

Sin embargo sobre el tema del gasto público también lanzó algunas descargas de profundidad. Obama recordó que Estados Unidos no llegó a donde llegó sin haber construido autopistas y aeropuertos, o sin invertir en investigación científica. Y que en su plan está considerando inversiones en todos esos frentes y en la mejora de al menos 35.000 escuelas.

Y este es un mensaje muy claro para quienes dicen que el estado no debe participar en la economía.

Lo que Obama está diciendo es que sí debe participar activamente tal como ocurrió en otras fases de la historia.

En otras palabras que dejen de discutir tonterías porque el Gobierno sí tiene que meter la mano en construir un país más competitivo.

Que la ley funcione o no está por verse. Pero no va a ser fácil que la oposición justifique el no aprobar esta ley porque Obama apuntó directamente a eliminar todos los posibles argumentos en contra.

Además, Obama acudió a la gente común porque como lo dijo "no podemos esperar 14 meses hasta la próxima elección presidencial" para generar una solución económica.

AOL NOTICIAS

Síguénos en twitter.com/foxnewslatino

Agreganos en facebook.com/foxnewslatino