Pakistán advirtió el viernes que el Talibán planea secuestrar a algún alto funcionario del gobierno para ofrecerlo en canje por la familia del jefe terrorista Osama bin Laden.

Un comando naval estadounidense mató a bin Laden en mayo en su reducto en Pakistán. Se llevaron el cadáver, pero dejaron por lo menos a dos de sus esposas y varios hijos en la casa, que después fueron detenidos por las autoridades paquistaníes.

El ministerio del interior de Pakistán advirtió sobre el plan en una carta enviada a altos funcionarios de seguridad el 23 de agosto, tres días antes de que un grupo de pistoleros secuestrara a Sahbaz Taseer, hijo de un acaudalado gobernador provincial que murió a manos de un miliciano islamista este año.

El ministro del interior Rehman Malik dijo que no había pruebas de que el grupo que capturó a Taseer en las calles de la capital provincial del Punjab, Lahore, buscara canjearlo por la familia de bin Laden.

La Associated Press consiguió el viernes una copia de la carta rotulada "secreta".

La carta dice que la información que provocó la advertencia era fidedigna. No especifica qué funcionario paquistaní planea secuestrar el Talibán, pero dice que lo más probable es que tenga lugar en una de las cuatro capitales provinciales.

Se dice que en el pasado Pakistán ha puesto en libertad a prisioneros del Talibán a cambio de funcionarios y militares capturados.

El secuestro de Taseer fue el segundo en Lahore en agosto. El 15 de ese mes fue secuestrado en su casa un estadounidense de 70 años, experto en asistencia. La víctima, Warren Weinstein, sigue desaparecida y la policía no ha querido conjeturar quiénes lo capturaron.

Mientras tanto, la policía paquistaní dijo que impedirá el acceso de periodistas extranjeros y otros visitantes a la casa de bin Laden en la proximidad del décimo aniversario de los ataques terroristas del 2001 en Estados Unidos.

El embajador dinamarqués y su esposa, además de dos periodistas franceses, están entre varios detenidos esta semana en Abotabad, la ciudad paquistaní que fue el último refugio de bin Laden. Fueron detenidos brevemente antes de ser autorizados a regresar a la capital Islamabad, dijo la policía en esa ciudad.