Aaron Rodgers libró un duelo memorable contra Drew Brees, en el comienzo de la temporada, y los Packers de Green Bay doblegaron el jueves 42-34 a los Saints de Nueva Orleáns.

Parece que ni la resaca tras ganar el Super Bowl, ni el cierre patronal de la NFL fueron suficientes para restarle calidad a Aaron Rodgers y a los Packers. Los Saints simplemente no pudieron seguirles el paso, a pesar de su poderosa ofensiva.

Rodgers comenzó la campaña con el pie derecho. Completó un pase con el novato Randall Cobb en la zona de anotación.

Cobb devolvió además 108 yardas un despeje de salida, para aportar otro touchdown, en el tercer cuarto. Empató así una marca de la NFL, con la devolución más larga en la historia.

El mariscal de campo de los Packers lanzó para 312 yardas y tres touchdowns, en el duelo entre los ganadores de los dos últimos Super Bowls.

"Fue una buena noche para nosotros", dijo Rodgers. "Me sentí bien por la forma en que lancé el balón. Fallé un par de pases que probablemente pude haber acertado".

Brees acumuló 419 yardas y tres anotaciones con sus envíos, incluido un touchdown de Jimmy Graham en las postrimerías del encuentro, lo que redujo la diferencia en el marcador a ocho puntos, cuando restaban 2:15 minutos.

Luego de que Green Bay debió entregar el balón, Brees condujo a los Saints hasta la yarda nueve del territorio enemigo, y azotó el balón para detener el reloj con 3 segundos restantes. A.J. Hawk se hizo merecedor de un castigo, por interferencia de pase, y el ovoide fue colocado en la yarda uno.

Encabezada por Clay Matthews y por el safety Morgan Burnett, la defensiva de los Packers frenó al corredor novato de los Saints, seleccionado en la primera ronda del reclutamiento colegial, apenas antes de la línea de gol, con lo que terminó el encuentro.

"Había que ganar una yarda", se lamentó Ingram. "Era la línea final para ganar el partido si sólo ganábamos esa yarda".

Fue una gran noche para Donald Driver, quien empató la marca de la franquicia de los Packers, de más yardas para un receptor. Comparte ahora la cifra con James Lofton.

Rodgers quería que Driver superara el récord en casa.

"Tratamos de darle el balón otra vez pero no tuvimos la oportunidad", dijo el quarterback.

La gran devolución de Cobb dio a los Packers una ventaja de 35-20, pero el partido no estaba resuelto. Darren Sproles respondió con una larga devolución, y Brees condujo a los Saints a un touchdown, en una jugada de 29 yardas con Devery Henderson.

La proeza de Cobb empató el récord de la NFL, impuesto por Ellis Hobbs, de Nueva Inglaterra, en septiembre del 2007. Fue también la primera devolución de los Packers hasta la zona prometida desde que Allen Rossum lo consiguió en el 2000.