Una falla mayor dejó el jueves sin suministro eléctrico a más de cinco millones de personas en California, Arizona y México, dejando a San Diego y Tijuana paralizados mientras los habitantes de la región tuvieron que enfrentar el calor de la temporada sin poder usar su aire acondicionado.

El apagón dejó fuera de servicio dos reactores nucleares en San Onofre, pero las autoridades aseguraron que no había peligro para el público o los trabajadores, además se interrumpieron vuelos en el aeropuerto de San Diego.

San Diego fue la parte más afectada por el apagón, que inició poco antes de las 4 p.m. (2300 GMT), y gran parte de la octava ciudad más grande del país quedó a oscuras. Todos los vuelos con salida en el aeropuerto Lindbergh Field de San Diego fueron detenidos y las estaciones de policía utilizaron generadores para poder recibir llamadas de emergencia en toda el área

El sistema de tranvías que moviliza a miles de trabajadores todos los días quedó detenido y las autopistas estuvieron atascadas a la hora pico. La policía manejó el tráfico en las intersecciones al dejar de funcionar los semáforos.

La mexicana Comisión Federal de Electridad (CFE) informó que para las 8:00 de la noche se había restaurado el suministro eléctrico en 180.000 viviendas en el estado de Baja California. Añadió que la electricidad había regresado principalmente a las ciudades de Rosarito, Ensenada y Mexicali.

Es posible que el apagón fuera causado por un empleado que estaba realizando un procedimiento en una estación eléctrica en el suroeste de Arizona y tendría que haber estado limitado al área de Yuna, dijeron en un comunicado autoridades del sector eléctrico del estado. La empresa Arizona Public Service no explicó de inmediato el procedimiento y estaba investigando porqué el apagón no se controló.

El suministro regresó en algunas partes del condado de Orange el jueves por la tarde, pero las autoridades informaron que la mayor parte de los usuarios permanecerán en la oscuridad durante la noche.

El apagón se extendió de partes del sur del condado de Orange a San Diego y a Yuma, Arizona. También afectó ciudades al sur de la frontera en gran parte del estado mexicano de Baja Caifornia.

"Se siente como si uno estuviera en un horno y no pudiera escapar", comentó Rosa María Gonzales, una vocera del Distrito de Irrigación Imperial en el crepitante desierto del este de California. Indicó que la temperatura era de 46 Celsius (115 Fahrenheit) cuando perdieron el suministro de electricidad aproximadamente 150.000 de sus clientes.

En San Diego, Blake Albert Jordan, de 20 años, vio un tranvía que se detuvo inesperadamente cuando se acercaba a la plataforma. Decenas de pasajeros tuvieron que salir del transporte hacia las vías cuando se abrieron las puertas.

Jordan dijo que llamó por teléfono a cerca de 20 personas entre amigos y familiares para ver quién lo podía recoger en Mission Valley, donde estaba visitando a un amigo, para llevarlo a su casa en el suburbio Lemon Grove. Nadie se ofreció a aventurarse en las autopistas.

Una línea conductora entre Arizona y California estaba cortada, dijo Mike Niggli, director operativo de San Diego Gas & Electric Co., ocasionando el apagón. El calor extremo en algunas áreas también pudo haber ocasionado algunos problemas a las líneas.

Niggli agregó que la electricidad se estaba restaurando lentamente. Agregó que sus 1,4 millones de usuarios podrían seguir sin energía hasta el viernes.

Síguénos en twitter.com/foxnewslatino

Agreganos en facebook.com/foxnewslatino