Miles de jordanos se manifestaron hoy en distintos puntos del país para pedir reformas políticas, medidas contra la corrupción y una mejora de las condiciones económicas en una jornada bautizada como "Viernes del pan y de la dignidad".

En Ammán, centenares de activistas participaron en una protesta frente a la Gran Mezquita Husseini, en pleno centro de la ciudad, para pedir la dimisión del Gobierno del primer ministro, Maruf Bajit, por lo que consideran su fracaso a la hora de combatir la corrupción y aplicar reformas políticas.

"Queremos un gobierno de reformistas que diga no a los corruptos", fue uno de los lemas más escuchados durante la manifestación en la capital jordana.

Los manifestantes también expresaron su descontento con las enmiendas a la Constitución propuestas recientemente por un comité real.

El pasado 14 de agosto, el rey Abdalá II de Jordania anunció que un comité designado por él mismo había adoptado "enmiendas históricas" a la Carta Magna, encaminadas a institucionalizar los cambios en el sistema político.

Entre dichas medidas, la comisión propuso la creación de un tribunal constitucional, la supervisión de las elecciones generales por un órgano independiente, la vía libre para que los ministros puedan ser juzgados ante cortes civiles o la condición de que el gobierno adopte leyes temporales por estricta necesidad.

Las enmiendas han sido criticadas por el principal partido opositor del país, el Frente de Acción Islámica, que opina que se quedan cortas.

Además de la protesta en Ammán, hubo manifestaciones en varias localidades como Karak, Tafileh y Ziban, en las que los ciudadanos solicitaron una mejora en el nivel de vida y medidas anticorrupción, señalaron testigos a Efe.