El Centro Carter aseguró hoy que no enviará una misión completa de observación electoral a Nicaragua, y condicionó el viaje de un grupo reducido a que el organismo electoral nicaragüense "clarifique" las reglas para acompañar los comicios presidenciales del 6 de noviembre.

"No enviaremos una misión completa bajo ninguna circunstancia", confirmó a Efe Jennifer McCoy, directora del Programa para las Américas del Centro Carter.

"Una misión completa requiere la observación de todas las fases de la elección, y muchas de esas fases ya han concluido. Si las normas son aclaradas, consideraremos si hay tiempo y recursos para enviar una delegación reducida", agregó McCoy.

No obstante, la organización no gubernamental, fundada por el expresidente de EE.UU. Jimmy Carter, expresó su "agrado" sobre el acuerdo alcanzado entre Nicaragua y la Unión Europa para desplegar observadores durante el proceso electoral.

Por ello, instó al "Consejo Supremo Electoral a hacer público el contenido del Memorando de Entendimiento con la UE y a extender oficialmente su alcance a las demás organizaciones reconocidas, nacionales e internacionales, de observación de elecciones".

Asimismo, en un comunicado divulgado hoy el Centro Carter mostró su "preocupación" por los problemas identificados por diversos actores políticos y de la sociedad civil nicaragüense durante las etapas iniciales del presente proceso electoral.

Entre ellos, citó el "incompleto" y "complicado" proceso para conseguir el documento de identidad o cédula, "problemas de representatividad" en el nombramiento de los funcionarios electorales y un padrón electoral "desactualizado e inflado".

De este modo, el Centro Carter se desmarca de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE) quienes han anunciado ya que enviarán una misión electoral a Nicaragua para supervisar los comicios presidenciales del próximo 6 de noviembre, en los que el presidente, Daniel Ortega, buscará la reelección.

La OEA informó hoy que su secretario general, José Miguel Insulza, viajará en las próximas semanas a Nicaragua para reunirse con el presidente Ortega y suscribir los acuerdos que autoricen la misión electoral.

Por su parte, el jefe de la Comisión Europea para Centroamérica y Panamá, Mendel Goldstein, anunció la pasada semana el acuerdo para supervisar las elecciones tras solventar unas "dudas" sobre el Reglamento de Acompañamiento Electoral, entre ellas el término de "acompañamiento" con el que sustituyen el de "observación".

El 6 de noviembre unos 3,3 millones de nicaragüenses habilitados para votar elegirán a su presidente, vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 ante el Parlamento Centroamericano.