La Iglesia católica de Colombia hizo evidente hoy su alarma por la brecha del 116,3 por ciento que existe entre el ingreso medio de la población trabajadora que está en el mercado formal y aquella que se emplea en la informalidad.

Un trabajador en la formalidad recibe al mes un sueldo promedio de 1.179.361 pesos (658,89 dólares), mientras que uno en la informalidad obtiene en el mismo lapso 545.258 pesos (304,63 dólares), precisó el coordinador de Pastoral Social de la Arquidiócesis de Bogotá, Rubén Darío Hernández.

Las cifras muestran que el ingreso del formal es 116,3 por ciento más que el del informal, concluyó Hernández en un mensaje divulgado este viernes por la Pastoral Nacional de los Trabajadores, de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC).

El sacerdote observó que las cifras se derivan de una investigación sobre empleo e ingresos realizada por la Universidad del Rosario, de Bogotá.

A pesar de la brecha general, Hernández advirtió de que las diferencias "juegan en contra de la mujer, pues son mucho más pronunciadas y 'preocupantes' en la informalidad".

En el mercado formal, el salario medio de una mujer es menor en el 9,2 por ciento al del hombre, mientras que en el informal la diferencia es del 13,2 por ciento entre uno y otro, agregó Hernández.

"La informalidad en el trabajo se mantiene por encima del 50 por ciento", advirtió también el responsable de la Pastoral Social en Bogotá, quien indicó que en esa condición están unos 4,9 millones de colombianos.

La cifra hace parte de los poco más de 19,8 millones de personas que, según el Departamento Administrativo de Estadísticas (Dane, estatal), están ocupadas en el país.

Otros 2,5 millones de colombianos (el 11,6 por ciento) están desempleados, según la misma fuente.

Hernández consideró que solo "cuando las metas de bajar el desempleo comiencen a ser buscadas en serio todos seremos beneficiados, todos ganaremos más, seremos más personas, más humanos y, por lo mismo, más hermanos".