El ministro de Exteriores de Israel, Avigdor Lieberman, durante la reunión semanal del gabinete israelí, en Jerusalén, el pasado 17 de julio. EFE/Archivo