Los ex insurgentes libios se enfrentaron el viernes con los partidarios de Moamar Gadafi dentro de Bani Walid, una de las últimas ciudades opuestas a los nuevos gobernantes del país.

Abdulá Kenshil, ex jefe de negociaciones de los antiguos rebeldes, dijo que éstos combatían a francotiradores apostados en casas en el poblado y las colinas que dan hacia él.

Las fuerzas opuestas a Gadafi avanzaban desde el este y el sur, y los combatientes que se habían introducido más a Bani Walid chocaban con los hombres del ex líder a unos dos kilómetros (una milla) del centro del poblado, agregó Kenshil.

"Están dentro de la ciudad. Luchan contra los francotiradores", afirmó.

Los ex rebeldes habían establecido un plazo que vencía el sábado para que el poblado se rindiera o de lo contrario enfrentara una ofensiva. Kenshil dijo que el ataque del viernes por la noche fue provocado por fuerzas de Gadafi que lanzaban cohetes desde el interior de Bani Walid a las posiciones de los ex rebeldes en los alrededores de la población.

"Nos obligaron a hacer esto, y fue en defensa propia", señaló.

Tres elementos leales a Gadafi habían sido heridos y tres muertos, agregó, mientras que los ex insurgentes tenían un muerto y cuatro lesionados, al tiempo que capturaron a siete gadafistas.

Los ex rebeldes creen que hay unos 600 partidarios de Gadafi dentro y en los alrededores de Bani Walid, dijo Kenshil.

"Los francotiradores están desperdigados por las colinas y los insurgentes quieren perseguirlos", afirmó. "Hay una lucha cuerpo a cuerpo. La población tiene miedo, así que tenemos que ir y proteger a los civiles".

Por otra parte, la Interpol emitió alertas rojas para la detención de Gadafi, el hijo de éste, Seif al-Islam y el ex jefe de la inteligencia militar del país. Los tres son buscados por la Corte Penal Internacional bajo cargos de presuntos crímenes contra la humanidad, y ha habido reportes de que Seif al-Islam está en Bani Walid.

Gadafi no ha sido visto en público durante meses y pasó a la clandestinidad después de que los combatientes rebeldes capturaron Trípoli el 21 de agosto. A medida que el Consejo Nacional de Transición intenta establecer su autoridad en Libia, diversos sectores conjeturan que Gadafi pueda encontrarse en su natal Sirte, a orillas del Mediterráneo; en Saba, al sur, o en Bani Walid, 140 kilómetros (90 millas) al sureste de Trípoli. Los partidarios de Gadafi en las tres localidades recibieron hasta el sábado como plazo para que se rindan o afrontarán un ataque total.

Antes del ataque del viernes por la noche, los partidarios de Gadafi dispararon obuses de mortero y misiles desde Bani Walid hacia la posición de los combatientes en el desierto, matando al menos a uno e hiriendo a varios.

____

Las corresponsales de The Associated Press Sarah El Deeb en El Cairo y Jenny Barchfield en París contribuyeron con este despacho.