Red Bull y McLaren parecen encaminados a un duelo sin tregua en el Gran Premio de Italia de la Fórmula Uno el fin de semana.

Vettel, campeón mundial de Red Bull, aventajó al piloto de McLaren, Lewis Hamilton, por 0.036 segundos en la segunda sesión de práctica del viernes, mientras que Hamilton y su compañero Jenson Button terminaron primero y segundo, delante del alemán, en la sesión matutina.

"Es una pista en la que tradicionalmente no nos va bien, pero hoy quedamos contentos con el vehículo", dijo Vettel. "McLaren luce muy rápido y parece ser el rival a vencer este fin de semana, pero es difícil sacar conclusiones el viernes".

Michael Schumacher (Mercedes), cinco veces ganador en Monza cuando manejaba con Ferrari, también lució bien al lograr el tercer mejor tiempo en la tanda vespertina, mientras que a Ferrari le fue mal en ambas sesiones.

"Siempre hay una sensación especial en Monza", dijo Schumacher, quien no ha ganado una sola carrera desde que regresó a las pistas el año pasado. "La cosa luce bien tomando en cuenta mi posición hoy, y estoy satisfecho con eso, pero mañana sabremos lo que realmente tenemos".

Vettel se convirtió en el piloto más joven que gana una carrera de la Fórmula Uno al conquistar Monza en 2008 cuando tenía 21 años y manejaba para Toro Rosso.

Sin embargo, Red Bull no tiene un buen historial en el circuito italiano, donde su mejor resultado es el cuarto puesto que logró Vettel el año pasado.

Vettel ha ganado siete de las 12 primeras carreras de la temporada y tiene una impresionante ventaja de 92 puntos sobre su compañero Mark Webber en el campeonato mundial. Con una victoria en Monza, el germano podría lograr su segundo campeonato mundial en la próxima carrera este mes en Singapur.

Hamilton tampoco ha ganado en la famosa pista al norte de Milán, donde su mejor resultado es el segundo puesto que consiguió en su temporada de novato en 2007. El británico tiene dos triunfos esta campaña, pero marcha quinto en el campeonato y ha tenido percances en seis carreras.

Schumacher, por su parte, tuvo un día de altibajos. La leyenda alemana de 42 años tuvo suerte al no estrellarse con un muro en una curva en la sesión matutina.

Fernando Alonso ganó la carrera con Ferrari el año pasado, pero los tifosi locales quizás no tengan mucho que festejar en esta ocasión.

Alonso fue séptimo en la primera sesión, la que fue abreviada por un problema en una llanta trasera. Por la tarde, fue el quinto más rápido, detrás de su compañero Felipe Massa.

El único triunfo de Ferrari esta temporada fue en julio en el GP de Gran Bretaña.

"Tenemos que ser realistas: el bólido es más o menos el mismo que tuvimos en (la carrera anterior en) Spa, aparte de algunas mejoras porque esta pista exige baja carga aerodinámica", dijo Alonso.

"Sería fabuloso repetir el desempeño del año pasado, pero sabemos que eso será muy difícil", agregó el español. "No se pueden hacer milagros en dos semanas, pero haremos todo lo posible para que los fanáticos tengan algo que festejar".