El vicecanciller de Ecuador, Kintto Lucas, consideró hoy que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se ha convertido en una "dictadura mundial" por la "intervención" que fuerzas de la OTAN iniciaron en Libia.

Lucas consideró que el caso libio ejemplifica el "imperio global y corporativo" que existe actualmente en el mundo y es un "ejemplo claro de como la ONU se ha transformado, a través del Consejo de Seguridad, en una dictadura mundial, la dictadura del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas".

Lamentó que de los 193 estados miembro de la ONU solo cinco (China, Estados Unidos, Francia, Inglaterra y Rusia) tengan capacidad de veto o "de decidir si se invade un país".

Es el ejemplo "más claro de este imperio global, corporativo, en el que se juntan países, grandes corporaciones transnacionales, grandes medios de comunicación para someter a un determinado país para después usufructuar sus recursos naturales", sostuvo.

El vicecanciller hizo estas declaraciones en el marco de una reunión de cancilleres de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA) celebrada hoy en Caracas, en la que sus integrantes trabajaron en una posición común en contra de lo que definieron como una "intervención" y "una agresión militar" de la OTAN en Libia.

"Lo que se ve en Libia es una forma de nuevo colonialismo desde esos países que viven en crisis y necesitan obviamente no solo de los recursos naturales, sino los recursos que estaban en los bancos y que confiscaron de Libia para salir de la crisis", añadió el ecuatoriano.

La opinión de Lucas fue compartida por el resto de miembros de la ALBA, que está formada por Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas, Dominica y Antigua y Barbuda y Venezuela.

"Desde el ALBA se ha levantado la bandera de la verdad para denunciar las mentiras, el nuevo formato que pretende completarse con el experimento de Libia, un formato nuevamente que apela a la mentira (...), a la manipulación, a la dictadura mediática mundial, a la imposición de sus paradigmas para luego justificar la invasión", declaró el canciller venezolano, Nicolás Maduro.