El invicto púgil cubano Yuriorkis Gamboa regresará al cuadrilátero el sábado para enfrentar al mexicano Daniel Ponce de León en un combate a 12 asaltos en la división pluma.

Será la primera pelea de Gamboa desde que la FIB le quitó su título de las 126 libras (57,15 kilos) por no cumplir con el peso máximo en el pesaje antes de un combate contra el mexicano Jorge Solís a fines de marzo.

El cubano rehusó presentarse al pesaje del día de la pelea porque no quería pagar la multa a la FIB. La AMB lo despojó luego de su corona.

Gamboa, de 29 años, tiene marca de 20-0, con 16 triunfos antes del límite. Se espera un combate lleno de acción, ya que Ponce de León también tiene fama de pegador y ha ganado 41 de sus 44 peleas, con 34 nocauts.

"La gente nunca me da el reconocimiento que merezco", dijo Gamboa. "Otros boxeadores son buenos, hasta que pelean conmigo, entonces son regulares porque los hago lucir mal. Los boxeadores nunca son iguales después que termino con ellos".

"Siempre hago lo que sea necesario para ganar. Soy el mejor", proclamó el residente en Miami.

Ponce de León es un ex campeón junior pluma de la OMB.

"Tengo una estrategia: entrar al ring, ganar y que me levanten la mano al final de la pelea", dijo Ponce de León. "Gamboa es un gran peleador y sé que será un combate difícil. Es duro, pero ya he peleado con los mejores y me encantan los retos2.