El responsable de la Comisión de los Derechos Humanos en la isla afirmó que dos presos políticos miembros del grupo de los 75 fueron detenidos el viernes en la ciudad oriental de Santiago de Cuba.

Las detenciones de Angel Moya y José Daniel Ferrer son las primeras de miembros del grupo de los 75 que fueron arrestados en el 2003 y que fueron todos liberados en los últimos meses en el marco de un acuerdo entre la Iglesia Católica y el gobierno cubano en julio de 2010.

Moya es el esposo de Berta Soler, una de las líderes de las Damas de Blanco y había sido condenado a 20 años, en tanto Ferrer había sido sentenciado a 25 años.

Elizardo Sánchez, líder de la ilegal pero tolerada comisión de los derechos humanos en la isla, explicó que las detenciones tuvieron lugar en Palma Soriano, cerca de Santiago de Cuba, a unos 900 kilómetros de la capital.

El jueves 22 Damas de Blanco fueron detenidas brevemente después de una misa en honor a la Virgen de la Caridad, Patrona de Cuba, en la ciudad oriental de Santiago de Cuba. Todas las mujeres fueron liberadas unas horas después, entre ellas la líder del grupo Laura Pollán.

En tanto en una ceremonia similar en La Habana, Soler aseguró a la AP que "nosotras no tuvimos ninguna detenida y pudimos realizar nuestra procesión y asistir a la misa".

En un programa el jueves, la televisión cubana negó que se hubieran reprimido a opositores.

En tanto la Iglesia Católica aseguró el lunes que "el gobierno cubano ha comunicado a la Iglesia que desde ningún centro de decisión nacional se ha dado la orden de agredir a estas personas".

Para la Iglesia, "la violencia de cualquier tipo, aplicada a personas indefensas, no tiene ninguna justificación", señaló una nota del arzobispado enviada a la prensa.